Publicada en

Qué es la ISO y su relación con la regla del soleado 16

¿Qué es la sensibilidad?

La sensibilidad es una propiedad inherente al rollo y otros materiales fotosensibles de base química. Todos ellos están conformados por sales o haluros de plata, los cuales reaccionan al ser expuestos a la luz, oscureciéndose, y así conformando la imagen, la cual sólo podremos ver después del proceso llamado revelado.

Ésta sensibilidad se mide con una “escala de sensibilidad fotográfica” que define físicamente a la sensibilidad como la inversa de la entrada necesaria para obtener una respuesta  predeterminada en un sistema. Actualmente la escala más usada es la ISO que combina las 2 escalas mas usadas anteriormente la ASA y la DIN

En términos prácticos, la entrada es la exposición y la salida es la densidad obtenida. La sensibilidad fotográfica por tanto puede definirse como la inversa de la exposición necesaria para obtener una densidad predeterminada

Soleado 16

Y es así como nace la regla del “soleado 16” ya que para obtener la densidad deseada para un día soleado “f16” necesitamos el inverso de la sensibilidad (expresado en ASA) de la película que estamos usando, por ejemplo 1/125 si usamos Ilford fp4+ 125

Éste número se suele duplicar a medida que la película pueda recibir un “paso“o “f-stop” más de luz; por ejemplo la película de ASA 100 necesita el doble de luz, o un “paso” completo que la película de ASA 200

¿Cómo se determina la sensibilidad?

La sensibilidad es proporcional al tamaño  y forma de los cristales de estas sales de plata, entonces, mientras más sensible sea la película, estos cristales comenzarán a hacerse visibles como “unidades” que conforman la imagen, a lo que llamamos grano. A mayor tamaño del grano, disminuye la definición de la imagen, pero estéticamente nos entrega una textura que suele ser muy valorada, especialmente en fotografía blanco y negro.

Cada modelo de película fotográfica es fabricada con una sensibilidad establecida, por lo cual se hizo necesario establecer estándares y unidades que permitieran su uso práctico.

Así surgieron varias formas de medir la sensibilidad, implantadas desde las oficinas de normalización de los principales países fabricantes de rollos y placas fotográficas. En Estados Unidos surgen los valores ASA, que deben su nombre a la American Standard Asociation (actual ANSI), y cuya escala sigue vigente hasta el día de hoy. En Alemania se implementa el sistema DIN.

Los valores más comunes de ASA son: 25, 50, 100, 200, 400, 800, 1600, 3200.  También existen películas con valores intermedios. Por ejemplo: 125 ASA, 80 ASA, etc

Al avanzar un “paso” (punto o stop) hacia la derecha, vemos que el valor es el doble de su antecesor, y a la vez representa el doble en sensibilidad. Al ser más sensible, también decimos que se trata de un material más rápido, pues para un diafragma fijo, requiere la mitad de tiempo para completar la exposición. A medida que la película es más sensible el grano aumenta.

Por el contrario, cada paso hacia la izquierda de la escala ASA, representa un material que tiene la mitad de sensibilidad respecto al anterior, y por ende, es más lento. A medida que la película es menos sensible el grano se va haciendo más fino.

 

Compartir el contenido